La justicia da la razón a los reclamantes de la Marjal


Los terrenos de la Marjal han pagado contribución de tipo urbano durante una década, cuando ya se habían catalogado como suelo no urbanizable protegido.

Los terrenos de la Marjal han pagado contribución de tipo urbano durante una década, cuando ya se habían catalogado como suelo no urbanizable protegido.

Según la sentencia Sentencia nº 188/2012, de fecha de 2 de abril de 2012, a la que ha tenido acceso L´ARGILAGA, del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 1 de Castellón, el Ayuntamiento ha sido condenado en costas a la devolución del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) por unos terrenos de la Marjal de Peñíscola. Esta situación ya fue denunciada por la Asociación “Camí Vell” en 2010.

La sentencia pone de manifiesto que el Ayuntamiento de Peñíscola no debería de haber cobrado a los propietarios de estos terrenos como si se tratara de suelo urbano desde 2002, cuando se aprobó la inclusión de la Marjal en el Catálogo de Zonas Húmedas. La sentencia señala en sus fundamentos que “el Ayuntamiento se ha enriquecido indebidamente al no formular la declaración ante el Catastro en cuanto a la verdadera naturaleza del suelo”.

Ocultación de informes
La sentencia también recrimina al Ayuntamiento que ha ocultado del expediente presentado ante el Juzgado el informe del Arquitecto municipal, en forma de cédula urbanística. En este documento el técnico reconoce que aunque según el vigente Plan General de 1977 este suelo se clasifica como urbanizable programado, desde que entró en vigor el acuerdo del 10 de septiembre de 2002, por el que se aprobó el Catálogo de zonas húmedas de la Comunidad Valenciana, esta parcela debe considerarse suelo no urbanizable de especial protección. La sentencia recalca que “el informe antedicho, que ha sido omitido del expediente, pese a estar emitido por el Técnico municipal, no es un informe más, sino una cédula de garantía urbanística expedida conforme al art. 200 LUV, cuyo contenido vincula al Ayuntamiento en cuanto a la clasificación y calificación del Suelo.” La sentencia indica que las disposiciones del Catálogo de Zonas húmedas prevalecen sobre las del Plan General. La sentencia va más allá al indicar que la actual clasificación en el vigente Plan General de 1977 del suelo como urbanizable “responde a una condición puramente accidental, derivada del incumplimiento del Ayuntamiento de su obligación de adaptar el PGOU a las determinaciones de las leyes 11/94, 4/92 y 10/04”.

La sentencia abre la puerta a nuevas reclamaciones
El Ayuntamiento mantiene la pretensión de que los 80 metros situados entre el humedal y la carretera de Peñíscola-Benicarló, sigan considerándose como suelo urbanizable. La sentencia desmonta la tesis del Ayuntamiento basándose en dos argumentos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s